Noticias

jueves, 6 de julio de 2017

Oler Comida Engorda, Estudios Nuevos lo Confirman, Tendencias Virales en Goles Europa.

Experimento Increíble.




No todo es fútbol y deportes, en este espacio también te ofrecemos curiosidades muy interesantes en las cuales puedes hacer uso para tu vida diaria, Oler Comida Engorda según Estudios Nuevos de los Científicos de la Universidad de Berkeley California, estos mismos han revelado en la Revista Cell Metabolism sobre la gran influencia que tiene el olfato a la hora de acumular grasas en nuestro cuerpo, increíble y para no creérselo pero real.





Nuestro Compromiso con la Verdad siempre está al pendiente con todos ustedes nuestros amados lectores que sabemos que son miles y por ende sería una falta de respeto decirles cosas que sean falsas o que pongan en duda nuestra credibilidad por lo que cada artículo que nos envían redactado nuestros trabajadores siempre vienen con una gran investigación previa y confirmada por nuestro equipo de trabajo que se encarga de esa función.


Andrew Dillin y Céline Riera que son dos muy buenos eh importantes científicos de la Universidad de Berkeley California pues llegaron a publicar un artículo sobre este tema tan controversial de última hora, en la Revista Cell Metabolism se hace referencia a que el Olfato es un Sentido el cual puede alterar el funcionamiento de nuestro cuerpo de muchas maneras.




En conclusión se tiene claro que hay una gran relevancia en cuanto a la asociación del olor de la comida y el metabolismo ya que el olfato trae consecuencias de acumulación de grasas mucho más serias de la que se esperaba y sospechaba por el aumento de peso, la página web Gizmodo dicta que Dillin y Riera han utilizado la Terapia Genética para anular las terminaciones nerviosas en un grupo de ratones.




Oler Comida Engorda, esto ya está confirmado ya que a los ratones de prueba que se usaron para este objetivo principal que era resolver el paradigma fueron privados del olfato en un plazo de tres semanas, en estos días se les dio de comer una dieta con mucha grasa, a lado de ellos permanecían otros roedores que tenían el sentido de oler intacto.




En esta prueba realizada para saber de una vez por todas si Oler Comida Engorda pues se dieron varias reacciones como la que sin importar que no tengan el sentido del olfato igual tenían hambre el grupo de ratones de prueba al igual que los que si olían sabiendo que los roedores que carecían del placer del olor captaron 10% menos grasa que los otros, ósea engordaban menos que el resto.




En la segunda prueba ya se les anuló el olfato a los roedores que tenían problemas de obesidad y mágicamente consiguieron que sus niveles bajen a normales, algo que fue realmente revelador para los científicos encargados de estas investigaciones, todos simplemente flipaban con lo que estaban presenciando.




Ya en el último test sabemos que se usaron roedores de características mayores en cuanto al nivel de olfato que tenían comparado con el de un ratón normal, sabiendo ya esto hay que decir que los primeros perdieron mucho más peso y esto ya aclara el estudio con todas sus variaciones de peso sabiendo que corresponden únicamente a la Grasa Corporal y no a la Masa Muscular o también la Ósea.




Hay que tener claro que los sistemas sensoriales son los que juegan un papel realmente importante en el metabolismo, esto ya deja bien entendido que ganar peso no es solo cuestión de ingerir grasas en grandes cantidades u otros alimentos, también tiene que ver con las ganas que las comes y esto se produce gracias al olor que desprenden ciertos alimentos que nos hace imposible resistirnos.








Si llegara a demostrarse en personas sin duda alguna este descubrimiento permitiría abrir paso a la elaboración de algunos fármacos que permitan la interrupción de la obesidad que es uno de los problemas más graves que tiene el planeta tierra y más aún en las ciudades super desarrolladas que es donde hay grandes empresas de comida chatarra.




En cuanto a la Hipótesis está bien decir que gracias a que esto se demostró en ratones pues sabemos que los roedores que no olían sus alimentos pues tenían y demostraban mucho mayor ritmo en su metabolismo, es decir que sus grasas se quemaban de una manera más rápida y con mucho mejor trabajo de su cuerpo metabólico.




Dillin y Riera demuestran con este excelente trabajo que cuando uno huele la comida es cuando le estás indicando a tu cuerpo que va a ser alimentado y por ende se prepara para ingerir lo que este olió, si no se llega a oler pues nuestro sistema se encuentra en descanso pensando que ya hemos comido o que aún no es la hora de alimentarse y por ende sigue quemando grasas.




Youtubers Mas Odiados 2017.



Que es la Ballena Azul, Infórmate Bién.
 
Back To Top